miércoles, 29 de octubre de 2014

Yo no quiero una camisa de cuadros


Después de darle un poco en la yema del gusto a mi ego con el post anterior, abordemos nuevamente el tema de los estereotipos.  

Sé que antes dije que no quería que me encasillen en temas gay, pero en este blog me gusta dejar que las ideas vayan y vengan con espontaneidad y al parecer los primeros topics que vienen a mi mente tienen que ver con el asunto... Así que dejémoslo ser.

Algo que me enerva en exceso de este “mundito”, es la moda estereotipada que suelen tener mis “compañeras de gremio”. Al menos en nuestra endemoniada “Lima-city”, -tristemente- podríamos encasillar a las lecas según su comportamiento y modo de vestir, en tres grandes grupos: Las “skaters”, las “lipstick” y las “camioneras”. Quisiera añadir, antes que nada, que mediante estas denominaciones no pretendo ofender a nadie (son sólo estereotipos, y si este post existe, es para romper esos clichés a fin de cuentas).

Las skaters suelen caracterizarse por usar ropa bastante cómoda, especialmente converse, polos sueltos, chuyos y la eterna camisa de cuadros. Muchas se toman selfies con su skate, que en verano tienden a cambiar por una tabla de surf, aunque muchas no hayan corrido olas ni en una sayonara. También es usual verlas con audífonos gigantes en las orejas, aun cuando la música está apagada.


(Con éste yo también puedo :P)

 Las camioneras, son unas comadres que, por alguna razón ilógica, sienten que tienen que ser “el macho alfa” de su relación; por lo tanto, deben amedrentar -con su cara de bulldog- a cuanta leca incauta se atreva a mirar a su “fla”. Por supuesto, todas llevan camisas de cuadros, se hacen un moño en la cabeza, y están convencidas de que, mientras más kilos aumenten en peso, más imponentes y amenazadoras se verán (#NoComments).

Finalmente, están las lipstick, las “señoritas”, las que se ven femeninas por sus cuatro costados, y -de no ser por tu  “ojo biónico”-, hasta pensarías que son heterosexuales. Debo decir que de estas comadres se puede rescatar que cuentan con mucha más libertad y creatividad para vestirse, ya que no importa qué se pongan encima, con tal que se les vea “femme”.

Miren, Kristen Stewart también tiene
camisa a cuadros... digo nomás :p.
En segundo lugar, y en grupos muchísimo más reducidos, están los “híbridos modernosos”, como el“rockers”, las “hipsters” y las “classy”. La primera digamos que es una Joan Jett sin HD, con su casaca de cuero, su cara de motherfucker y tocando siempre su "guitarra imaginaria" (invisible a todos menos a ellas mismas); la segunda es la que se pone toda la ropa de su abuela encima -y de todos los colores, lógico-, sin importarle que le digan que parece un helado de tutti frutti (#SemiderretidoEncima); finalmente, la tercera es la elegantosa que trata un poco de imitar la pinta de Bette en The L Word.

El caso es que, por alguna extraña razón, todas las lecas que conozco, incluso las más lipstick, tienen su camisa de cuadros por ahí escondida... y yo no entiendo por qué (parece que fuera el carnet de bienvenida al sacrosanto puticlub). Además, no comprendo cuál es la parte chévere de vestirse todas igualitas al punto en que, si una fuese daltónica, las confundiría en la oscuridad. Igualmente, cuando están en un tono (donde es un poco difícil conversar por el volumen de la música), no sé cómo eligen a quién prefieren acercarse… si todas se ven igual… Salvo que alguna sea Freddy Krueger, yo alucino que le van a la que caiga primero.


Ok, hay que admitir que en este post “un poquito” de bilis de mi parte.

Digamos que he logrado construir una imagen que alterna entre lo “medio hípster” (cuando salgo en mi plan ranger a explorar la ciudad) y lo “medio classy” (cuando salgo de noche, cuando voy a chambaer, o simplemente quiero dar una mejor impresión). Por ahí algunos amigos me fastidian porque visto mucho de negro y uso sacos largos (“¡Alexieeeeeel por qué eres tan DARKSSSSSSSSS!”). No me gustan los chuyos ni las camisas de cuadros, y no me pongo ropa tan suelta porque mi “cuerpito caribeño” me haría ver como un costal (#YPorLasWebasNoVoyAlGimasio).


(Yo, aquí entrenando recontra "ruds".)

El caso está en que, lamentablemente, suelo percibir una presión por parte del medio, a encajar en lo que -finalmente-, son sólo construcciones mentales. Se las toman tan en serio, que quizás hasta estén bloqueando un poco su propia personalidad a fin de encajar en un molde de “cómo una activa debe ser”, “cómo una pasiva debe ser”,  “cómo una moderna debe ser”, “cómo tienes que verte para poder atraer a quien te interesa”. Obviamente, entiendo que -de acuerdo a la personalidad de cada una-, habrá una tendencia a ser (y verse) más masculina o más femenina, pero no puedo evitar sentir fastidio por el hecho de que los esquemas estén tan marcados en cuanto a moda y comportamiento… Tanto así, que en una ocasión, un gay en una fiesta me dijo: “¿¡Tú eres activa!? ¡Pero si las activas no tienen el pelo largo!” (#Matenme).

Eeeeeeeeeeeeen fin, yo sólo creo que deberían “dejarse ser”. Sean lo que les dé la gana y déjense de clichés estúpidos, que en la variedad está el gusto.


FIN.

0 Egocomentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 Egoblogsfera. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemescreator