miércoles, 19 de noviembre de 2014

La "estafa" en los tiempos del "selfie": Cuando lo que ves en la foto... NO es real



Después de unos cuantos “vuelos” al “Dark side of the Moon”, hablemos entonces del tema que tenía planeado desde un inicio: las fotos “estafadoras”.

Cabe señalar, antes que nada, que este post no pretende ofender a nadie sino parodiar algunas situaciones comunes y arrancar sonrisas (#SMILE).

¿A qué me refiero con “fotos estafadoras”?

En mi caso, por ejemplo, a cuando identifico a una fémina atractiva en las redes sociales y resulta que, cuando la veo en persona… tatatatááááááán (8), la comadre parece lo que ves en su foto, pero después de tres aboyadas de combi (y de que toda la fila del corredor azul pase por encima). Para colmo cuando le mandas la indirecta de que se ve “un poquito diferente”, la comadre te dice -con toda la conchudez del mundo-, que su foto es “de hace años” o que “le metió un poquito de Photoshop” (#NOPUEEEEEEEEEEES). En esos casos tienes unas pocas opciones: A) Salir corriendo. B) Decir que algo te ha caído  mal y que necesitas volver a tu casa para desgraciar el baño con confianza. C) Poner cara de “buena gente” y ofrecerle -de entrada- tu más sincera amistad (“y es que tú sabes, yo en este momento no estoy list@ para cosa serias”).


A continuación, algunos de los casos más comunes de fotos de perfil “estafadoras”:

Fotos de chibolos: Entre los casos más típicos de fotos “estafadoras” se encuentra, para comenzar, las fotos de chibolos. Yo siempre he dicho que cuando la otra persona tiene una foto suya de cuando era mocos@, es una señal de PELIGRO (#ALERTAROJA)… ¿No han escuchado esa frase que dice “qué liiiiiiiiiindo… ¿qué te pasó?”? Bueno, a eso voy. Que de chibolo haya sido un critter adorable, no significa que de grande sea algo similar; lo más probable, es que si te muestra su foto de chibol@, es porque no quiere que veas en lo que se convirtió después (y sino, alucínate a un critter tamaño gigante… a que no se ve tan “lindo”).

Fotos con filtros: Hoy en día, con el Instagram y todas esas nuevas redes sociales diseñadas para que pierdas tu tiempo, es más sencillo dejarte más “bonis” (salvo que seas un neandertal tecnológico como yo, que hasta hace unos meses, tenía un “ladrillo” como celular). Con todos esos filtros, si es que no puedes arreglarte la jeta, al menos puedes disimular y echarle la culpa al “sepia” o al “escala de grises” que te salió mal.
  
¡No soy yo, es el sepia!
Selfies en “picado”: Para quienes no conocen mucho de lenguaje fotográfico o cinematográfico, el ángulo “picado” es el que se toma de arriba hacia abajo… o sea, ése que se ha puesto tan de moda con la invasión de los selfies (#CofCof #PeroMisSelfiesNoSonEnPicado #CofCof). El “picado”, para quienes no lo sabían o no lo habían concientizado, es un ángulo que tiene la cualidad de empequeñecer y/o quitar peso a los objetos, ubicándolos hacia el lado inferior de la imagen… vale decir, que si quieres salir "rrrrrrrrrrrrrrrrrrregia", éste es tu ángulo por excelencia. En cietos casos no necesariamente sirven para “estafar”, pero sí para resaltar y focalizar la atención en ciertos “atributos” femeninos que son mejor captados desde arriba (#IfYouKnowWhatIMean).

Fotos fragmentadas: Cuando la persona juega a hacer “rompecabezas” con su cuerpo, y te muestra sólo el fragmento que le conviene mostrar. La típica hace unos años era tomarse una foto sólo de un ojo… algo en lo que yo también caí alguna vez, hasta que noté que esto podía ser malinterpretado. No digo que necesariamente cuando la otra persona muestre sólo una fracción de su rostro o su cuerpo, es que no quiera mostrar lo demás… pero precaución: revisa el resto de las fotos. Si todas son fragmentadas… guaaaaaarda.

¡Ay mira qué lindos mis ojitos!
Fotos de dibujos animados (animes en especial): Una de dos: el plata/la comadre es BIEEEEEEEEEEEEEEEEEN FRIKI, o es más fe@ que comida de loco. Esta sí es una tendencia general con raras excepciones, así que mejor huye o pronto te conviertes en maestro pokémon.

Fotos de mascotas: Este caso no sólo es trafero sino que además es tonto. Lo más curioso es que no sólo lo he visto en facebook, sino también en TINDER!!! Yo creo que una persona que tiene la foto de su perro en Tinder (#RedDeLigues #NoTeHagasElSonsoQueTuTambienTienes) no sólo es alguien que se está escondiendo, sino que además tiene serios problemas… o qué creen, que uno va jilear con el perro (#NOSEPASEN).

... Suave que acabes sí...

A esto, por supuesto, hay que sumarle todas las photoshopeadas del caso o ejemplos extremos como el que me hicieron una vez: la flaca, en sus fotos tenía ojos LINDOS, y yo tengo debilidad por los ojos bonitos (más si son verdes)… y resulta que a la hora de la hora eran LENTES DE CONTACTO (!!!).  Eso me desagradó bastante, ya que si bien la chica en cuestión no era fea, me pareció que estaba marketeándose de entrada con un “ganchazo” que era completamente irreal (y es que los ojos resaltaban sobremanera en las fotos). Finalmente la cosa no funcionó, pero porque, simplemente, no éramos tal para cual.

Claro… existen los casos contrarios también… Ha habido alguna ocasión particular en el cual he estado huyendo de alguna posible “jil” con una foto bien “Halloween” y a la hora de la hora –cuando nos hemos topado en alguna reu, bar, discoteca o en la calle- me he dado con una grata o por lo menos aliviante sorpresa.

¡Selfieeeeeeeeeeeeeeeee!

Tal es el caso de una amiga, por ejemplo, a la que de rato en rato se le da por mandarme sus fotos en las que no sé quién rayos le ha dicho que sale bien.

En una ocasión tuve la crueldad de decirle: “Mira comadre, no es por ser mala, pero no eres fotogénica… Por favor deja de mandarme tus fotos a esta hora, que no me quiero asustar tan temprano.”

Afortunadamente, ella lo tomó como lo que era: un cumplido.

#FIN

0 Egocomentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 Egoblogsfera. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemescreator